Así es, para generar mayor confianza en nosotras mismas y respetarnos más, es necesario que vivamos consciente de nuestro sentir, pensar y accionar.

Cuando somos conscientes de aquello que queremos para nosotras mismas, para nuestras vidas, somos más honestas y generamos acciones coherentes con nuestro sentir, y por lo tanto acciones más amorosas, que apuntan a un mayor bienestar y plenitud. Cuando transitamos nuestra vida consciente y reflexivamente, somos más responsables frente a la realidad interna y externa, ejecutamos acciones coherentes y nos sentimos más honestas, y así nuestra reputación con nosotras mismas crece. Si deseas comenzar este camino o crecer en él, no necesitas esperar la ocasión “ideal” para ello, no necesitas ponerte grandes metas ni proponerte grandes cambios, sólo necesitas asumir la responsabilidad de empezar, asumir que eres responsable de tu plenitud, bienestar y felicidad. El comprometerte a empezar ya es hacernos más conscientes, de esta forma, vamos generando un círculo virtuoso, de elecciones honestas e íntegras, respetando nuestros deseos y nuestra vida. Lo importante es a ir paso a paso, un pequeño movimiento, subir un peldaño, ya nos hace avanzar en el camino, nos sitúa más adelante de donde comenzamos. Te invito a elegir una área de tu vida en la que te gustaría vivir de forma más consciente, puede ser trabajo, pareja, como madre, como hija, etc. Una vez que elegiste esa área pregúntate ¿ Qué es lo que hace que se me dificulte el estar consciente en esta área? y durante cinco minutos (con cronómetro si es necesario) escribe todo aquello que se venga a tu mente. Una vez hayas terminado, quiero pedirte que cierres los ojos e imagines cómo sería el ser más consciente en el área que elegiste, ¿Cómo te sentirías? ¿Cómo serían tus relaciones? ¿Cómo caminarías? ¿Que es lo más importante que sería distinto?. Y si te animas, proponte tres acciones concretas para realizar durante la próxima semana, que te lleven a ser más consciente y por lo mismo, más respetuosa, amorosa, confiada en ti y por sobre todo… más feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *